11 CONSEJOS PARA VIDEOCLASES CON ESCOLARES



Las Video-clases han resultado un buen método para enseñar y hacer reuniones con adolescentes y adultos. Pero no han demostrado ser instancias de aprendizaje muy motivadoras para los niños. Para que tu video-clase sea un éxito puedes considerar las siguientes ideas:
1.     Considera un tiempo razonable para tener a los niños mirando la cámara. Con 20 minutos podrás hacer varias actividades en grupos pequeños y bien organizados. (Ver videos, preparar una tarea, o mostrar una presentación de más de 5 láminas, no son recomendables para una videoclases con menores)

2.     Promueve el vínculo con tus alumnos y entre ellos saludándolos siempre con su nombre al momento que entren. Eso se puede hacer a partir de 5 minutos antes a partir de la hora de inicio y de manera voluntaria.

3.     Fija por calendario diferentes videoclases para cada actividad. En algunas ocasiones puedes mostrar algunas ideas, en otras atender dudas de tus alumnos e incluso, para conversar con ellos o hacer un Consejo de Curso. Procura que sean reuniones virtuales breves y muy dinámicas.

4.     En caso de ser alumnos de Educación Básica, ellos deben ser asistidos por adultos Consulta antes a sus padres o tutores qué equipos les es más fácil de usar, y el horario en que pueden apoyarlos con mayor facilidad. Organiza una forma alternativa de llegar a tus alumnos que no puedan conectarse. Puedes incluso, realizar la misma clase en dos versiones de horario si el tiempo te lo permite. Debes procurar ser breve y muy dinámico.

5.     Explica a los padres y adultos que esta es una instancia educativa y que niños y profesores forman parte de una comunidad de curso. Por eso, su presencia como apoyo debe ser discreta y de ayuda. Ojalá puedas motivar algun emblema o arenga de curso, o que se vistan por un rato con la polera o ropa con el logo del colegio para reforzar el sentido de pertenencia.
Cuando se inicie la clase:
1.     Recopila información antes de la clase y determina las expectativas. Envía una pregunta antes de la clase (ideal 1 o 2 días antes) y con la información recolectada, podrás preparar mejor tu clase.
2.     Recolecta los aprendizajes logrados: Al término de la clase, pide a los alumnos que respondan un ticket de salida o pregunta de cierre donde puedas conocer : lo que han aprendido, cómo vivieron la experiencia de tu clase y qué dudas les quedan para la próxima sesión.

3.     Dale importancia a tu clase. Seguramente deberás gestionar muchas variables dentro de una clase. Planifica cada sesión. Determina indicadores de logro para observar en tus alumnos y trata de generar un ambiente cordial pero formal para aprender.

4.     Hazlos participar:  Puede ser algo complejo al inicio… en las primeras. Sesiones en vivo a todos nos cuesta romper el hielo, pero de apoco y en la medida que los alumnos ven que su participación es relevante iremos promoviendo una rutina de participación. Puede ser frustrante al inicio pero suele convertirse en una excelente herramienta de diálogo y participación.

5.     Asegúrate de ser un aporte. Organiza los objetivos y temas de tu clase de tal manera que aprenderlos sea un real aporte. Para eso, puedes modularizar el contenido, usar metodologías activas, trabajar en grupos, o poner en contextos reales todo lo que aprendan. Gran desafío.

6.     Pídale a los participantes que mantengan sus cámaras encendidas. No siempre verás las cámaras encendidas y los audios activos. Esto tiene varias explicaciones que debes entender y atender. Haz que una de las reglas de tu clase, sea verse el rostro y poder conversar. Saludarse y saber cómo están será clave para promover el vínculo entre compañeros y profesores . Si algún alumno se niega a mostrarse, no lo expongas frente a sus pares pero contáctalo luego de la clase y pregúntale qué es lo que sucede. Incentívalo a mostrarse de a poco y a participar aunque sea con preguntas a través del chat.

7.     Inicia la clase con una actividad rompehielo. En lugar de dejar un silencio incómodo mientras los estudiantes están llegando, aproveche la oportunidad para chatear con ellos y generar una dinámica de inicio. Salúdelos, pregúnteles cómo están o disponga una rutina rompehielo.

8.     Organiza salas y grupos de trabajo online: Zoom permite organizar a los alumnos en salas separadas y promover chats con ellos. Pueden usarlas las salas para hacer tutorías, entrevistas, trabajos grupales o conversaciones privadas en grupos más pequeños.

9.     Prueba antes de empezar el sonido y cámara:  Recuerda que varias personas de tu grupo podrían acceder al aula a través del teléfono o la tableta. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de planificar tus clases.

10.  Pide a los alumnos que utilicen su nombre real cuando entren en clase. Los nombres virtuales y apodos dificultan el registro de los asistentes.

11.  Piensa que algo podía salirte mal. Ten a mano algún canal de comunicación con tus estudiantes electrónico para enviar mensajes rápidamente a todos a la vez en caso que la conexión falle o tengas problemas. 


Por sobre todo disfruta tu clase para que ellos se motiven también.

CONOCE MÁS EN:


CONTÁCTAMOS EN: Instagram: @convivencia_digital @solegarceso