El uso del celular en clases. ¿Quién se hace cargo?

En las últimas charlas de padres que di para  apoderados, uno de los grandes temas en que los no había acuerdo, fue si prohibirían o no el celular en el colegio. Recuerdo una madre alterada que entonaba su argumento “que lo prohíban porque se lo pasan peleando en las redes sociales”, otra respondía “si claro, y jugando jueguitos…”

Les pregunté… ¿Los celulares los regala el colegio?


Hubo silencio….partamos la discusión asumiendo que el problema nace creyendo que entregando un teléfono a un hijo, estará más seguro, y me llamará si le “pasa algo”…. FALSO. Menos seguro estará caminando por la calle mirando su teléfono mientras avanza sin levantar la cabeza…Esto no es un juguete, ni se puede dar sin supervisión.

El debate duró un buen rato… y finalmente me preguntaron mi opinión… mi respuesta fue cortita… “Cada familia debe asumir que junto con el teléfono, existe la responsabilidad de darle un buen uso”. Eso no viene en la caja; se educa con el ejemplo, con conversaciones reiteradas, con límites y sobre todo, con la debida supervisión de los padres.

Desde mi experiencia investigando en más de 90 colegios en 2 años, formando a casi 7 mil profesores y más de 90 mil apoderados, he visto que el teléfono en si no es el culpable de nada.

Todas las tecnologías impactan en la vida dependiendo cómo se usen.

En este debate estamos confundiendo RIESGO con DAÑO. Las herramientas digitales mal usadas o a edades donde no se tiene la competencia digital necesaria, nos exponen a importantes riesgos, pero no necesariamente hacen DAÑO. La Asoc. de Pediatras de EEUU, dispuso orientaciones basadas en la supervisión parental ya que desde la ciencia, aun falta mucho por investigar.

Prohibir no evita el problema y nos resta oportunidades para aprender a vivir en la era digital. Estaría en posición de prohibir si fuera una droga o su uso de verdad, tuviera muchos más aspectos dañinos que positivos.

Cada colegio puede regular el uso de los teléfonos como lo estime conveniente. La ley se lo permite. Limitar implica hacernos cargo de un proceso formativo (a veces complejo)  porque implica hacernos cargo….

Este debate en definitiva, puso en discusión la capacidad de los padres de educar en temas complejos como es la tecnología, familia y salud mental…Nuevamente, nos desenfocamos en prohibir lo que debemos educar. Si los celulares los regalara el colegio, la discusión sería otra. Hagámonos cargo entonces…


Coméntame este post en IG @solegarceso